Gran indignación ha causado la situación de las familias desalojadas en la comunidad Chaabil Choch en Livingston Izabal. El Estado ha mostrado el racismo incrustado en su actuar y la discriminación a grupos indígenas.

El pueblo Q’eqchi es sistemáticamente excluido de una vida digna. Segun los datos de conflictos agrarios esta región del norte es donde más agresiones se han generado. Sin una política de atención a las familias desalojadas el Estado de Guatemala viola los derechos humanos y viola la misma constitución. Acá es donde cabe la pregunta y la respuesta es evidente. ¿Para quien funciona este Estado?

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here